Ah la magia! Creador de milagros, realizador de glorias. La esencia de todo lo que puede ser, fue y será. Los magos, moldeadores de la realidad subviven pagando las consecuencias de una guerra en otrora perdida.

Aunque aquí no pasa eso. Aquí el abominable rival no ha llegado, aquí podéis hacer lo que queráis. No hay enemigos, no hay consecuencias.

Pero eso os hace olvidaros del coste de la magia, del dolor que genera. Os hace arrogantes, estupidos, orgullosos. No entendeis lo peligrosa que es vuestra busqueda.



Despertados ¿Temeís a la magia?

Cáceres Arcana: Tarandango